Historia Colegio

 

 



 
  •  

    1894/1905

    ... Construcción de la torre del campanario e instalación de las campanas y puesta en marcha del reloj. El 7 de octubre de 1997 se publicó en el Diario Oficial el Decreto No 957, de fecha 25 de septiembre de ese mismo año, que declara a este campanario Monumento Nacional.

  • 1917/1930

    ... Funcionamiento de un curso de comercio, que implicó la formación de un gran número de contadores.

  • 1944

    ... El Colegio adquiere la Isla de Chinquío para retiros y jornadas.

  • 1949

    ... Se inaugura el edificio del internado, que hoy es ocupado por la administración, biblioteca y salas diversas. En este año egresa la primera generación de alumnos de Sexto Año de Humanidades.

  • 1952/1954

    ... Se construye el Gimnasio del Colegio.

  • 1982

    ... Se inaugura el pabellón de Enseñanza Media.

  • 1984/1985

    ... Tras un incendió que afectó la Casa de Chinquío, en octubre de 1985 se inaugura la actual instalación.

  • 1994/1998

    ... Se construyen los camarines, las nuevas dependencias de administración, sala de profesores, sala de computación, laboratorio de inglés y el nuevo gimnasio.

  • 2000/2002

    ... Se construyen salas de inglés y además se habilitan las instalaciones de Pre-Kinder y de profesores de Enseñanza Media. Asimismo se realizan reparaciones en el pavimento de la Rectoría; se habilitan las nuevas oficinas, sala de proyecciones y hall de ingreso en pabellón de Enseñanza Media.

  • 2003/2004

    ... Culmina la construcción de la Capilla básica, se renuevan los equipos de la sala de computación y termina la implementación informática en las bibliotecas.

  • 2006/2009

    ... Se compra el terreno en Pelluco Alto para la nuevo ubicación del colegio proyecta para el 2011, y se desarrollan arduos trabajos de ingeniería y arquitectura En este largo caminar por casi siglo y medio, muchos han sido los jesuitas, profesores, administrativos y auxiliares, hombres y mujeres, que han sido cobijados por este viejo cascarón de madera. Todos han ido construyendo paso a paso la historia sanjavierina, entregando parte importante de sus vidas para tratar de hacer realidad el sueño de San Ignacio de Loyola.